Medicina Biorregenerativa

TRATAMIENTO CON CÉLULAS MADRE Y FACTORES DE CRECIMIENTO PLAQUETARIO

La artrosis es una enfermedad degenerativa articular que de forma progresiva altera el cartílago y el resto de estructuras articulares produciendo dolor, limitación al movimiento y rigidez articular. Actualmente se considera que el 30% de los perros la padecen y que el otro 70% la padecerán con una alta probabilidad.
Las causas de esta enfermedad son múltiples, como edad, sobrecarga articular por exceso de peso, displasias o incongruencias articulares, post-traumáticas, factores hereditarios etc., y aunque suele relacionarse con edades avanzadas se diagnostica también con cierta frecuencia en animales jóvenes.
Los tratamientos disponibles son sólo paliativos y su enfoque va dirigido al alivio de la sintomatología, dolor y falta de movilidad, siendo incapaces de modificar el avance de la enfermedad. La administración de Condroprotectores, analgésicos-antiinflamatorios, cambio de estilo de vida, pérdida de peso, infiltraciones articulares, fisioterapia, pueden conseguir mejorías transitorias pero no constituyen una solución definitiva a la enfermedad. Cuando el proceso degenerativo avanza y el dolor y la incapacidad del movimiento son elevados, la única solución son las cirugías radicales como la artrodesis o fijación articular y las prótesis articulares, o en muchas ocasiones, por edad del animal o incapacidad económica del propietario, la eutanasia de la mascota.
La medicina biorregenerativa mediante la aplicación o transplante intraarticular de Factores de Crecimiento Plaquetario (PRGF) y Células Madre Mesenquimales de origen autólogo, constituye un tratamiento de vanguardia que abre nuevas expectativas hasta ahora insospechadas en el tratamiento de estos procesos irreversibles así como también de otras patologías graves, siendo sin lugar a dudas, uno de los futuros médicos de la medicina del siglo XXI.

¿Qué son las Células Madre de origen mesequimal?

Son células indiferenciadas y pluripotenciales obtenidas mediante cultivo en Laboratorio de Terapia Celular, a partir de una muestra de tejido adiposo o graso del propio paciente.
Una vez transplantadas al paciente son capaces de evolucionar y diferenciarse en tejido óseo, tejido cartilaginoso, tejido muscular y tejido tendinoso entre otros, regenerándolos o sustituyéndolos, pudiendo también aplicarse en heridas de difícil cicatrización incluidas las úlceras de córnea así como afecciones con importante componente inflamatorio.

¿Cómo se obtienen y cómo se implantan en una articulación?

En los casos en que se considere adecuado el tratamiento, el primer paso es obtener mediante un procedimiento quirúrgico muy sencillo y mínimamente invasivo, una muestra de tejido graso subcutáneo del paciente. La muestra obtenida se remite al Laboratorio de Terapia Celular que durante tres semanas realiza el cultivo y selección de Células Madre. El producto celular resultante se inyecta por vía percutánea en la articulación.
Los pacientes que padecen artrosis degenerativas tratados con Células Madre muestran una significativa mejoría del dolor y la movilidad articular y en prácticamente todos los casos, también se produce la regeneración progresiva del cartílago articular dañado.


IMAGEN CEL MADRE 2