Esterilización de Hembras por Laparoscopia

La esterilización de las hembras caninas y felinas es un procedimiento quirúrgico muy habitual. De hecho es lo más recomendable si el animal no va a ser destinado a la reproducción ya que los beneficios que reporta son innumerables:

  • Evitaremos montas no deseadas.
  • Evitaremos comportamientos reproductivos molestos y que pueden dificultar la convivencia del animal en el interior del hogar. Manchado por sangrado, micciones incontroladas, alteración de su conducta o como en el caso de las gatas, vocalizaciones continuas que pueden persistir durante muchos días o incluso semanas.
  • También evitaremos futuras patologías del aparato genital que se presentan con una elevada frecuencia tanto en perras como en gatas a partir de ciertas edades. Nos referimos a enfermedades como tumores ováricos, endometriosis y piómetras uterinas, algunos tipos de tumores uterinos y la mayoría de los tumores mamarios.

Actualmente en nuestra clínica podemos realizar esta intervención quirúrgica por cirugía laparoscópica o mínimamente invasiva al tener el servicio concertado con un cirujano especialista en este tipo de cirugías. Podemos practicar tanto ovariectomías (extirpar ovarios) como ovariohisterectomías (extirpar ovarios y útero), aunque la técnica que practicamos y recomendamos de forma rutinaria es la ovariectomía, como recomiendan los estudios publicados en el 2011 en la revista JAVMA por investigadores del Departamento de Ciencias Clínicas de la Cummin School Veterinary Medicine (Tuftus University de Estados Unidos), no encontrando diferencias en cuanto a los resultados a largo plazo entre las dos técnicas.

La esterilización por cirugía laparoscópica le ofrece las siguientes ventajas:

  • Se necesitan sólo dos incisiones quirúrgicas de 3 y 5 mm aproximadamente a diferencia de la cirugía convencional, donde se realiza una incisión entorno a 2/3 de la longitud abdominal.
  • Se reduce el tiempo quirúrgico disminuyendo significativamente el riesgo anestésico.
  • La posibilidad de complicaciones postquirúrgicas existente en la cirugía convencional como hemorragias por dehiscencia de suturas o infecciones, son casi nulas en la técnica laparoscópica.
  • Los periodos de recuperación son casi inexistentes.
  • El dolor postoperatorio es menor, de escasa duración y fácilmente controlable.
  • No es necesario el collar isabelino.
  • El propietario no necesita realizar curas ni tiene que dedicar tiempo en llevar a cabo un control especial sobre el animal, porque en poco más de 24 horas su mascota tendrá una rutina normal.

Si necesita información no dude en visitarnos con su mascota. Estaremos encantados de recibirle y aclararle todas sus dudas.

laparo 1